Jueves, 27 Junio 2019
Sistema de Atención a Niños, Niñas y Adolescentes Farmacodependientes
Inicio Mensaje del Titular
Mensaje

La globalización mundial no solo ha alcanzado niveles mercantiles y económicos, lamentablemente, ha llevado a niveles internacionales y de cada vez mayores dimensiones, problemas sociales y de salud, así como también hábitos de vida desfavorables y condiciones familiares de riesgo, que llevan de la mano a situaciones más graves como lo es la farmacodependencia, que actualmente ha involucrado a niños, niñas y adolescentes de nuestro País y Estado ya que cerca de 200 millones de personas en el mundo, consumen drogas el menos una vez al año. De éstos, 25 millones son considerados dependientes de las sustancias psicoactivas. Cada año 200,000 personas mueren de enfermedades relacionadas con el consumo de estas sustancias.

La farmacodependencia es un problema biopsicosocial, que vincula al ser de la persona con el consumo de sustancias psicoactivas, y lo lleva a depender de éstas, en perjuicio de su salud mental, física y psicológica así como también deteriora sus relaciones familiares, de pareja, sociales y laborales. Por esta razón, La Organización Mundial de la Salud, la ha reconocido como un problema de salud pública.

La prevalencia de consumo entre la juventud es dos veces mayor al de la población general; y peligrosamente en riesgo de aumento, ya que nuestros jóvenes cada día están más expuestos, e inician el consumo de sustancias, a menor edad. Lamentablemente, la puerta del consumo de sustancias psicoactivas, es muy fácil de abrir, pero muy difícil de cerrar, ya que una vez que se inicia el consumo, el individuo queda propenso a consumos cada vez mayores y diversificados.

Por las características propias de la adolescencia, los jóvenes experimentan momentos críticos, donde buscan una identidad y un sentido de vida, que desgraciadamente muchas veces no encuentran un entorno y esto los hace más susceptibles a caer en alguna adicción. La falta de guía, apoyo y recursos individuales para la resolución de conflictos personales y familiares pueden desviar al sujeto hacia el consumo de sustancias lícitas e ilícitas.

Para poder llevar un estilo de vida saludable hay que tomar decisiones que respeten el cuerpo y la mente, así como también resolver los conflictos internos que conllevan a malas elecciones. Para tomar esas decisiones y resolver esos conflictos, los jóvenes necesitan información clara, orientación y apoyo. Este es el objetivo principal de los programas preventivos que se operan en el SANNAFARM "Vida Nueva", mismos que cotidianamente se llevan a cabo entre los niños y jóvenes campechanos, a través de un equipo multidisciplinario.

Así mismo, el SANNAFARM "Vida Nueva", cuenta con este equipo multidisciplinario para brindar ayuda y atención médica, psicológica y formativa a niños, niñas y adolescentes farmacodependientes del Estado de Campeche, llevando a cabo un trabajo integral para su rehabilitación, incluyendo en el tratamiento a su entorno familiar más cercano.